Calcular el IPC del alquiler

¿Cómo puedo calcular el IPC del alquiler de mi vivienda?

Calcular el IPC del alquiler  de una vivienda permite actualizar las rentas en base a los movimientos reales de la economía. La Ley actual permite llevar a cabo esta actualización, y de hecho, se recomienda que la subida tras la extinción del contrato actual se lleve a cabo en base al IPC. 

A continuación, vamos a analizar qué es el índice de precios al consumo y cómo podemos calcular el IPC del alquiler. 

Qué es el índice de precios al consumo (IPC)

Lo que conocemos como IPC es el índice de precios al consumo, un indicador macroeconómico que mide la evolución de los precios de una serie de productos y servicios clave para la economía. 

El objetivo del IPC es determinar las variaciones de precios, a partir de 57 bienes y servicios. Entre estos precios no se incluye ninguno relacionado con la vivienda o el sector inmobiliario, pero el IPC se puede aplicar a cualquier sector con el fin de actualizar los precios.     

Lo que nos ofrece el IPC es un porcentaje positivo o negativo. En caso de ser positivo, la tendencia será inflacionista, es decir, los precios habrán subido. Si el IPC es negativo, la tendencia será deflacionista, y por tanto el precio de los bienes y servicios de consumo básicos habrá bajado. 

Por qué aplicamos el IPC al mercado del alquiler

La economía no es estática, al contrario, los valores macroeconómicos están en constante movimiento, provocando alzas y descensos de precios. Para establecer el valor de un bien o servicio debemos ajustarnos a los precios de mercado, que a su vez se establecen en base al IPC, el mercado del alquiler también utiliza este índice para adaptar su precio a la realidad económica. 

Si el precio de un alquiler no se actualiza a lo largo de varios años, el propietario estará perdiendo poder adquisitivo si se produce una etapa inflacionaria (lo más habitual), o será el inquilino quien esté pagando más de lo que muestran los indicadores en caso de deflación. 

Elevar el precio de un alquiler sin tener en cuenta otros indicadores hace que la demanda se resienta, sin embargo, si actualizamos el precio en función del IPC, estaremos manteniendo nuestra propiedad en las tasas que marca el mercado. 

Cómo calcular el IPC del alquiler

Para calcular el IPC del alquiler solo es necesario aplicar la siguiente fórmula matemática: 

 

Cuota actualizada = Cuota actual x (1 + IPC)

 

En un caso real, en el que el precio actual del alquiler es de 1.000 €, y el IPC ha subido un 2%, llevamos a cabo el siguiente cálculo: 

 

1.000 x 1.02 = 1.020 €

 

Al aplicar un 2% de inflación del IPC al precio actual (1.000 €), obtenemos la subida del precio en base a los indicadores macroeconómicos. 

En caso de deflación, el proceso es el mismo, pero restando el IPC. En un caso como el anterior, en el que el precio del alquiler es de 1.000 €y existe una deflación del IPC del 3%, el cálculo sería el siguiente: 

 

1.000 x 0.97 = 970 €

 

En este caso, el precio del alquiler se reduciría como consecuencia de la variación del IPC. 

¿Cuándo podemos llevar a cabo una actualización del IPC?

Lo habitual es que la actualización general del IPC se haga hacia la mitad de cada mes, por tanto, suele haber 12 indicadores al año, pero esto no quiere decir que debamos actualizar el precio del contrato de alquiler mensualmente.

El contrato de alquiler incluye el precio y los plazos, habitualmente se establece una renta que se paga mensualmente durante el tiempo de duración del contrato. Una vez que finaliza el período legal, podemos actualizar la renta y establecer un precio en función del IPC para el nuevo contrato.  

La nueva Ley de actualización de alquileres

Recientemente, el Gobierno ha establecido un tope máximo para el aumento de rentas por alquiler del 2 % en algunos casos. 

La situación económica actual ha provocado que el IPC se haya disparado, por esta razón, el Artículo 46 del Real Decreto Ley 6/2022 de 22 de marzo de 2022 establece que los grandes tenedores de vivienda, aquellos con más de 10 propiedades, no podrán en ningún caso subir más del 2 % el precio de la vivienda.

Aquellos que dispongan de menos de 10 viviendas en propiedad, tendrán que negociar con los inquilinos la subida del precio en función del IPC, si no existiera un acuerdo, se establecerá una subida del 2 %. 

Uno de los objetivos básicos de esta Ley es limitar las subidas de precios en las zonas tensionadas. Estas áreas son aquellas que demandan más de un 30 % del sueldo para el pago del alquiler, o aquellas cuyos precios medios hayan subido más de un 5 % sobre el IPC durante los últimos 5 años. Las Administraciones tienen la potestad de congelar el precio de los alquileres, independientemente de las variaciones del IPC, durante un período de al menos 3 años, con posibilidad de prorrogar esta medida. 

La mayoría de las zonas tensionadas se sitúan en áreas pertenecientes a grandes ciudades y lugares de costa, aunque en la actualidad, se calcula que una de cada tres viviendas en España sería susceptible de entrar en zona de tensión a corto plazo, o encontrarse ya en esta situación.   

Asesoría legal para propietarios en Zazume

Si necesitas asesoría legal y fiscal para alquilar tu vivienda, en Zazume cuentas con el mejor equipo para la gestión de tu alquiler. Nuestros expertos inmobiliarios te asesoran para determinar el precio adecuado para el alquiler de tu inmueble, además, te ayudamos a gestionar todos los aspectos fiscales que afectan a tus rentas y te ayudamos a encontrar al inquilino perfecto.     

¿Quieres saber más? Descubre todo lo que Zazume te puede ofrecer.

¿Cuáles son los gastos fijos de una casa en alquiler para el propietario?
Qué impuestos se pagan por alquilar una vivienda actualmente

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *