Contrato de alquiler de vivienda

Contrato de alquiler de tu vivienda: todo lo que necesitas saber

El contrato de alquiler de vivienda es un documento legal que recoge las condiciones de un arrendamiento. El contrato de alquiler supone una protección legal para las partes implicadas, además es una garantía para la Administración, que también es una parte interesada cuando firmamos un contrato de alquiler.

Qué es un contrato de alquiler

Un contrato de arrendamiento o alquiler es un documento legal, en el que dos partes formalizan un acuerdo, para que el inquilino pueda residir en una vivienda durante un tiempo establecido. 

El objetivo de formalizar un contrato de alquiler de una casa es establecer un marco legal. Las cláusulas incluidas van a determinar la relación entre el inquilino y el propietario, y van a permitir solicitar compensaciones, en caso de incumplimiento. 

Qué incluye un contrato de alquiler de vivienda

Las cláusulas de un contrato de alquiler se pueden pactar, pero la legislación actual exige que en el documento aparezcan al menos las siguientes cláusulas. 

  • Datos personales tanto del propietario como del inquilino, además de los datos básicos referidos a la vivienda.
  • Duración del alquiler. Este tipo de contrato no es permanente, se establece un período a partir del cual, el contrato se extingue sin compromiso o se renueva.
  • Renta y fianzas. El contrato refleja el coste mensual del alquiler, así como la entrega de fianzas y otros pagos pactados.
  • Otras cláusulas. Si las partes establecen condiciones especiales, es recomendable que se incluyan en el contrato.  

Fianza y garantías

Una de las partes más importantes de un contrato de alquiler es la referida a las fianzas. El propietario tiene el derecho a solicitar una fianza como garantía, si el inquilino incumple el contrato, o bien existe algún desperfecto en el inmueble una vez finalizado el contrato, podrá solicitar la propiedad de la fianza, aunque siempre debe ser una entidad mediadora quien tome la decisión.  

La ley establece que el inquilino deberá entregar un mes de fianza y un máximo de dos mensualidades más como garantía adicional.

El contrato de alquiler en caso de venta

Otra de las cuestiones importantes que se reflejan en un contrato de alquiler es el derecho del inquilino en caso de venta. Si el inmueble se vende, la persona que vive actualmente en la casa tendrá el derecho a seguir ocupándola, al menos durante el tiempo estipulado en el contrato.

Hasta hace unos años, la venta de la casa implicaba la extinción automática del contrato de alquiler, sin embargo, el cambio de la ley de alquileres protege los derechos del inquilino, incluso si la vivienda cambia de propietario. 

Irregularidades e incumplimiento de contrato

Cuando se formaliza un alquiler, se establecen unas condiciones que todos los implicados deben cumplir. Si existe un incumplimiento, por ejemplo si la casa sufre un deterioro o si se exige un pago superior antes del plazo, la persona agraviada podrá solicitar una compensación y el cumplimiento del contrato.  

Es importante indicar que en estos casos, es una entidad mediadora quien establece la resolución, ya sea un organismo administrativo o judicial.   

¿Dónde se entrega el contrato de alquiler?

Un contrato de alquiler debe disponer de al menos dos copias, para el propietario y el inquilino, y puede incluir una tercera para la Administración o la notaría. ¿Dónde registrar un contrato de alquiler?, lo apropiado será registrar el contrato en una notaría, aunque algunas Comunidades Autónomas disponen de oficinas de vivienda cuya labor incluye la entrega de contratos. La ventaja de dar de alta un contrato en una institución autonómica es que la propia Administración puede actuar como mediadora en caso de conflicto.

No es obligatorio registrar un contrato de alquiler, aunque es recomendable, para evitar fraudes. 

Tipos de contrato de alquiler

El contrato de alquiler de una vivienda es un documento pactado por dos particulares, por tanto, su contenido se puede adaptar a todo tipo de situaciones. Existen una serie de contratos estándar, para las situaciones más habituales:

  • Contrato de alquiler para una vivienda temporal: Es el más común, en este caso se establece un período y una cuantía para el alquiler, y se renueva periódicamente.
  • Alquiler turístico: Es un tipo de contrato pensado para alquileres vacacionales con una duración reducida.   
  • Contrato de alquiler con opción a compra: Este tipo de contrato incluye la posibilidad de hacer efectiva una opción de compra pasado un plazo máximo de 5 años. 
  • Alquiler por habitaciones: En este caso lo que se alquila es una habitación y los espacios comunes, pero las condiciones contractuales son las mismas que en el caso de los contratos de vivienda habituales. 

Margen de tiempo para la notificación de cambios

Las condiciones de un contrato se pueden modificar si ambas partes están de acuerdo y se notifica previamente. El propietario debe notificar estos cambios con al menos 4 meses de antelación, mientras que el inquilino tendrá un plazo de 2 meses de plazo para, por ejemplo, solicitar el cese de renovación del contrato.

Zazume, tu asesoría de alquiler de inmuebles

En Zazume te ofrecemos el mejor servicio de gestoría y asesoramiento para alquiler de viviendas. Evita impagos y déjanos elegirte al inquilino perfecto para tu propiedad con nuestro equipo especializado en servicios de alquiler de viviendas particulares.

 

  ¿Quieres saber más? Descubre todo lo que Zazume te puede ofrecer.

Contrato de alquiler de casa: todo lo que necesitas saber
¿Cuánto cuesta amueblar una casa para ponerla en alquiler?

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *