Contrato de alquiler de casa

Contrato de alquiler de casa: todo lo que necesitas saber

Redactar un contrato de alquiler de casa supone confirmar legalmente las condiciones que regulan el alquiler. Tanto el inquilino como el propietario adquieren unos compromisos que deben cumplir durante el período establecido en el contrato, por eso es importante que un contrato de alquiler de casa incorpore todas las situaciones que pueden surgir a largo plazo.   

Las cláusulas del contrato de alquiler de casa para el propietario

Todas las cláusulas de un contrato de arrendamiento van a afectar a ambas partes, sin embargo, algunas son de especial interés para el propietario de la vivienda. 

Fianza y garantías adicionales

La cuantía y las condiciones de la fianza se establecen en el contrato. Las fianzas suponen una garantía económica para el casero, por ejemplo si la propiedad sufre algún daño, sin embargo, legalmente podemos solicitar garantías adicionales.

Si el pago de una mensualidad como fianza no es suficiente, podemos ampliar esta cuantía a 3 meses.

Aval o fiador

Legalmente es posible solicitar un aval, o bien una persona que actúe como fiador en caso de impago. En este caso, contamos con la seguridad de que exista una segunda persona que se va a hacer cargo del pago del alquiler si fuera necesario.

Respecto al aval, no se establece un bien que quede como garantía de pago, sino una persona que se incluye en el contrato como avalista, y que tiene la misma función que el fiador, es decir, hacerse cargo de pagos que no pueda afrontar el titular del contrato. 

Seguro por impagos y asesoramiento legal

Siempre es recomendable contar con asesoramiento legal previo a la firma de un contrato de alquiler. En Zazume dispones de un equipo legal especializado en la redacción de contratos legales de alquiler, para ayudarte a proteger tu inmueble y tu capital.

El seguro por impagos no tiene por qué figurar en el contrato, debido a que solo afecta a los intereses del propietario. 

Incluye una relación de bienes y enseres

Además del inmueble, en el contrato de alquiler de casa también es común incluir muebles y otros enseres, de los que puede disponer el inquilino. Es importante incluir en el contrato una lista con todo aquello que se mantiene en la casa, y si es posible, llevar a cabo un registro fotográfico.

Pagos y condiciones

El contrato también debe reflejar la cuantía de los pagos (mensualidad, fianza, etc.), y las condiciones en las que se van a efectuar.

Lo habitual es que se establezca un ingreso mensual y un día tope para efectuar el pago (legalmente será el día 5 de cada mes), aunque si existe mutuo acuerdo, estos pagos se pueden hacer en otras fechas y mediante otros procesos. 

Cláusulas del contrato que afectan al inquilino

Como indicamos anteriormente, todas las cláusulas de un contrato de alquiler de casa van a afectar al inquilino, pero algunas de ellas son de especial interés para la persona que va a hacer uso de la vivienda. 

Período de alquiler

En el caso de los alquileres entre particulares, el período máximo estipulado para un contrato es de 5 años. Esto no quiere decir que se establezca un período mínimo de 5 años, o que se establezca como período máximo, si ambas partes están de acuerdo, el contrato puede tener una vigencia menor, por ejemplo 1 año, y si pasados 5 años inquilino y propietario están de acuerdo, se puede firmar un nuevo contrato que prorrogue las condiciones.

Pago por adelantado

El propietario podrá solicitar una fianza que suponga un máximo de 3 meses de renta, pero nunca podrá solicitar el pago de mensualidades por adelantado. Incluso si figurase en el contrato, esta cláusula sería nula y por lo tanto, el inquilino no tendría la obligación de hacer pagos por adelantado. 

Pagos exentos

La firma de un contrato de alquiler implica que el inquilino deberá hacerse cargo del pago de las facturas de la casa, sin embargo, algunos de estos gastos son responsabilidad del propietario, por ejemplo, la cuota de la comunidad, el pago de recogida de basuras o el Impuesto de Muebles Inmuebles (IBI). Ninguno de estos pagos podrá recaer en el inquilino. 

Inscripción en el Registro

La inscripción del contrato en el Registro es una garantía para ambas partes. En el caso del inquilino, la entrega del acuerdo en el Registro implica que la Administración tiene conocimiento del contenido del contrato desde su firma, y por tanto, sus derechos de uso del inmueble son efectivos. 

Certificado energético de la vivienda

Otra de las normas obligatorias contempladas por la Ley es el certificado energético. Se trata de un documento redactado por un profesional, en el que se evalúa la capacidad energética de la vivienda. Esta información es útil para el inquilino, debido a que le permite calcular de forma aproximada la cuantía que va a suponer el pago de facturas energéticas.

La entrega de este certificado es obligatoria por Ley. 

Zazume, asesoría para contratos de alquiler de casa

Si vas a formar un contrato de alquiler de una vivienda, en Zazume cuentas con un equipo que te ayuda a solventar todas las dudas que pueden surgir en el proceso, ayudándote además a proteger tus intereses. Alquila tu piso sin preocupaciones e incluye en el contrato todas las cláusulas que necesitas.   

 

   

¿Debo hacer un precontrato de alquiler antes del contrato de arrendamiento?
Contrato de alquiler de tu vivienda: todo lo que necesitas saber

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *