Si mi inquilino no me paga la renta que hago

Si mi inquilino no me paga la renta, ¿qué hago?

Si mi inquilino no me paga la renta, ¿qué hago?, una cuestión que muchas personas se plantean ante impagos que se perpetúan y que parecen no tener solución. 

La legalidad actual establece una serie de cauces que permiten recuperar el uso del inmueble a las personas propietarias, sin embargo el proceso no suele ser rápido, y no siempre garantiza el pago de las cuotas atrasadas, por eso lo mejor es protegerse ante posibles impagos con servicios específicos relacionados con el alquiler. 

Mi inquilino no me paga, negociación y alternativas

Ante un primer impago, lo más adecuado es llegar a una solución entre ambas partes, Un retraso en una cuota mensual puede suceder por muchos motivos, en ocasiones un simple error administrativo es suficiente para que un pago no llegue, en estos casos es fácil encontrar una solución.

Si los retrasos o los impagos comienzan a acumularse, es recomendable que inquilinos y propietarios se pongan de acuerdo, identifiquen las causas que están generando los retrasos y traten de llegar a un acuerdo, renegociando las condiciones del contrato.

Es importante recordar que un contrato de alquiler tiene una vigencia determinada, durante este período de tiempo las cláusulas contractuales deben ser de obligado cumplimiento para todas las personas implicadas, pero si existe un acuerdo, las condiciones se pueden cambiar, estableciendo un nuevo contrato.

Si es posible, siempre es recomendable llegar a un acuerdo con el que ambas partes puedan cumplir con sus obligaciones. 

Mi inquilino no me paga y la deuda se acumula 

Si no existe acuerdo, la solución que nos ofrece la Ley pasa por solicitar una solución ante los Tribunales. 

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) dispone de la solución de desahucio en su artículo 27.2, si se producen impagos de rentas, suministros, etc. La Ley permite abrir un proceso de desahucio con el incumplimiento de un solo mes. 

Una vez abierta la demanda, se procede a llevar a cabo un juicio verbal, si se demuestra que, efectivamente, las rentas no se han satisfecho, el juez podrá dar por finalizado el contrato (aunque se encuentre en período de vigor) y ordenar el desalojo del inquilino. 

Este proceso conlleva una serie de costes y además, puede alargarse en el tiempo. Otro de los perjuicios de este tipo de procesos legales es que no siempre se resuelven en favor de los propietarios, debido a que el inquilino puede contestar a la demanda, o abandonar el inmueble y no pagar, en este caso el procedimiento seguirá abierto hasta resolver los pagos que han quedado pendientes.  

¿Cuánto tiempo dura un proceso de desahucio por impago del alquiler?  

En ocasiones, el principal perjuicio de este tipo de pleitos no es tanto la cuantía económica, como los tiempos de espera que exige la justicia.   

En general, los procesos judiciales que implican desahucios se alargan debido a que el juez solicita información necesaria para confirmar que los impagos existen, además la saturación judicial tampoco ayuda a resolver estos casos de forma ágil. 

De media, un caso de desahucio por impago en un inmueble de alquiler suele tardar en torno a los 6 meses, durante este tiempo el inquilino puede seguir haciendo uso del inmueble con normalidad, de hecho, cualquier intento por parte del propietario por acceder a la vivienda puede ser considerado allanamiento.    

¿Voy a cobrar la deuda si abro un proceso de desahucio?

Comenzar a tramitar un proceso de desahucio, incluso si éste se lleva finalmente a cabo, no implica que la deuda vaya a ser satisfecha.

Si el inquilino abandona el inmueble pero no paga, el caso sigue abierto. Los propietarios tienen derecho a solicitar un embargo, con el fin de que sea la propia Administración quien se encargue de obligar al inquilino a pagar con sus bienes. Estos procesos también implican un coste y se suelen alargar en el tiempo, de hecho, el propietario tiene hasta 5 años para solicitar la ejecución de este tipo de deudas.

Zazume, una solución adecuada para adelantarse a casos de impago

En Zazume te ofrecemos una alternativa ante posibles casos de impago. Nuestros servicios te permiten cobrar cada mes, independientemente de si tu inquilino abona o no la renta mensual.      

Cobra el día 10 de cada mes y olvídate de casos de impago. Si tu inquilino no te paga, nosotros nos hacemos cargo de abonarte el importe íntegro de la mensualidad, además, ponemos a tu disposición a un equipo especializado en gestión de alquiler, con cobertura legal ilimitada.

Si quieres poner en alquiler un inmueble con total seguridad, en Zazume te ofrecemos un servicio de alquiler garantizado que te protege ante impagos.   

 

 

 

10 consejos para evitar los impagos de alquiler
La gestión de suministros de una casa cuando se queda vacía

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *